5.3.09

efectos grisáceos del fin de un ciclo en palabras de una cría sin camada

madre, ¿dónde estás?
no encuentro mi ropa
vísteme, ponme calcetines
tengo frío, acércate

madre, no apagues la luz
me cuesta dormir
hazme la señal de la cruz
y bésame la frente

madre, se ha ido la luna
la claridad es poca
ven, deja que te toque
tus manos son mi alivio

madre, tu olor, sí
¿dónde está tu olor?
el viento de estas horas
se lo ha llevado todo

tengo miedo, madre
deja que te cuente algo:
he muerto, madre
tu hijo ha muerto

dime a quién llamar
no hay ángel de la guarda
me han roto los juguetes
mis ojos ya no están

2 comentarios:

Juan Pablo Romero Fuentes dijo...

Como se sintieron de nostálgicas tus palabras hermano... no me digas que se muere ese que es mi hermano por dentro, porque lo tendré que resucitar a como de lugar...

y lo del miedo, no tengas miedo de tenerlo.

Silvia dijo...

Lloré